Amigos

¡Únete al club más divertido de tu ciudad! Regístrate ahora »

Recordar  
contraseña »

Email:  Contraseña: 

Soy semi-vegetariana

Una decisión de nutrición

Me he autodenominado semi-vegetariana sin saber que realmente es un tipo de elección dietética, la gente que adopta está dieta son conocidos como pescatarianospollo-vegetarianos. Ya que deciden comer sólo pescado, marisco y pollo, y descartan el resto de animales. 

 

En mi caso no como nada de pescado, sólo marisco y de carnes me he decantado por el pollo y el cerdo. 

 

Hace como 10 años que decidí dejar de comer conejo, fue un 23 de abril, el día de Sant Jordi (el día de la rosa y el libro en Barcelona) yo paseaba por las ramblas y vi un puestecito donde vendían conejitos de orejas caídas, des de ese momento me enamoré de ellos, me encapriché en que quería tener uno como mascota y que evidentemente, a pesar de que obviamente no es la misma raza, dejé de comerlos porque considero que es un animal de compañía. 

Por la misma regla de tres, que considero que es más un animal de compañía que un animal para ser comido, no como potro, que un día me lo dio mi madre y cuando me dijo que era potro me puse mala y a partir de ese día cada vez que me daba ternera, que se parece visualmente, yo bajaba a la tienda a preguntar si tenían o habían tenido potro. 

 

Mi historia con el pescado es diferente, es más decisión por no maltratar mis papilas gustativas, no me gusta nada el sabor del pescado, he comido alguno que en determinado momento he dicho que me gustaba, mi madre aprovechaba y me daba ese hasta hartarme, pasé por la época de la caballa, el mero, la parca, la merluza... Me hace gracia cuando mi madre me dice mira este pescado, es como la carne no entiende que lo que no me gusta del pescado no son las espinas, ya que no me las como, es el sabor ese tan desagradable que tiene  y esa peste horrible... ¡EGSSS! Así que sólo como Marisco y Sushi

Hace aproximadamente dos años, en navidad para ser exactos, dejé de comer ternera, me estaba comiendo un trozo y de repente me dio asco, así sin más. Me pasó algo curioso con esto y es que en octubre me fui a Londres y llevaba ya 10 meses sin comer ternera, fui a una hamburguesería americana y me pedí una hamburguesa doble, sin pensar en pedirla de pollo y cuando hice la digestión... mi cuerpo la rechazó y la leche toda, en ese momento me percaté que en el metro de Londres no hay papeleras.

 

El año pasado, también por Navidad, estaba viendo La Que Se Avecina y emitieron el capítulo en que Amador y su hermano tienen que matar al pobre corderito Paquito para cocinarlo, me dio pena y asco en una misma medida, así que pensé en no volver a comer cordero. 

Tampoco como ciervo, ni buey, ni jabalí. Así que mi dieta cárnica está basada en pollo, cerdo y marisco, aunque esta última no es muy habitual. 

 

Yo respeto al resto de personas con su decisión de ser vegetarianos, veganos, que coman de todo, que no coman verdura, que no coman pescado... A mí me da igual, cada uno que coma lo que quiera, lo único que no soporto que alguien coma en la misma mesa que yo conejo, mi madre no puede comprar conejo si estoy yo en casa, es algo que me supera y me revuelve el estómago, por lo demás me da igual. 

Ahora bien, ¿por qué esta entrada? Porque estoy cansada de que la gente me critique o cuestione mi decisión y mis motivos. Cuando digo que no como conejo o cordero porque me da pena, siempre está el típico que me dice ¿y un cerdito no te da pena? a lo que yo suelo responder No, por qué yo considero que es un animal que se come, en cambio un conejo es un animal de compañía y se abre un gran debate y me argumentan y defienden a muerte que yo debería o comer todos los animales o ninguno, que yo no soy quién para decidir si un animal es para comer o no. 

 

Voy a poneros aquí un comentario que me pusieron en Facebook el día que compartí la foto de la cabra de la que se avecina y expliqué que la había dejado de comer: 

 

Comer carne o no es una elección libre como cualquier otra, y si escoges no comerla es porque te sensibilizas, empatizas i quieres la vida, pero la vida de todos, estas actitudes de me da pena una cabra, pero un cerdo no, me parecen totalmente hipócritas.

 

¿Hola? Nadie me dice nada porque no como alcachofas y si judías, es mi elección comer o dejar de comer algo, soy mayorcita y mis motivos son míos, nadie tiene que discutirme esto, es algo que me saca de quicio y mucho, ¿qué coño os importa qué no cómo y por qué lo hago? Creo que TODOS somos libres de poder escoger y cada uno tendrá su motivo, no tienen por qué ser juzgados ni cuestionados. 

de Purpu el 12/04/2017

Comentarios:

Deja un comentario sobre el post...

Puntuar:

Escribir comentario:

Recordatorío de eventos:

¡No participas en ninguno de los
próximos eventos!

Apúntate a un evento »

Últimos usuarios registrados:

Agustin
Jgonza
Daltonbcn
Laurisarita
Merysdf
Sory
Rosy24
lisbeth
Amdra77
Utopia
Mayiss
Gc85-8gh
Camilojulito
GalaLP
Dereck
Daavviidd
Lisf
Steventano
sebs
stevenss