Amigos

¡Únete al club más divertido de tu ciudad! Regístrate ahora »

Recordar  
contraseña »

Email:  Contraseña: 

De nuevo en la carretera

¿Otra vez?

Siempre que hago una escapada con amigas vuelvo encantada de la vida. A veces son escapadas muy especiales, como la que comenté aquí en nuestro viaje a Venecia pero, aunque no nos desplacemos muy lejos de casa, hemos aprendido a disfrutar de todo y con todo.

 

Lo primero es la compañía, que nos asegura que vamos a divertirnos sin complejos ni cortapisas. El trayecto, que en esta ocasión lo hicimos en coche nos deparó la posibilidad de parar y conocer lugares desconocidos y  maravillosos.

El marido de una de las compañeras nos había encomendado la visita a varios locales comerciales en Castellón que él había elegido por la ubicación y quería que su esposa, y por añadidura nosotras, visitáramos y eligiéramos el que nos parecía más adecuado a sus requerimientos. Nos alojamos en un hotel muy cercano a la zona donde debíamos efectuar las visitas. Un hotel confortable.

 

Como siempre destaco, estos viajes, largos o cortos, lejos o cerca, son muy bien organizados, pese a que decidimos sobre la marcha lo que a todas nos parece mejor. Algo así como decidir entre las opciones A, B y C, todas ellas atractivas y estudiadas, por lo que cualquiera  de las tres que elijamos siempre será la mejor.

 

Las visitas a los locales las dividimos en sesión de mañana y tarde. Vistos los primeros, nos paramos a hacer un aperitivo. Estábamos en ciudad de mar, la comida la celebramos en  un lugar lleno de encanto. Un pequeño chalet en un pasaje muy tranquilo rodeado de silencio y paz.

 

La suerte nos acompañó porque acababan de anular una reserva y pudimos aprovechar esa única mesa libre. La casita de Gredos, se llama el restaurante. El menú elegido estaba excelente, una variedad de entrantes espectacular, todo ello acompañado con cava, (creo que es la bebida en la que, especialmente las mujeres, coincidimos siempre a la hora de elegir),a continuación, bacalao acompañado de un exquisito mus y por último unas torrijas espectaculares, y café bien negro, por supuesto.

 

La tarde transcurrió plácida y seguimos con las visitas programadas, una vez acabada la tarea nos dirigimos al hotel para hacer un descanso y volver a la calle.

 

Llovía, hacía frío y decidimos cenar en un restaurante japonés muy cercano al hotel. Repito, que todo lo relativo a mis amigas es curioso y atractivo. Este lugar lo descubrieron en Internet. En la puerta de madera no aparecía inscripción alguna, solo destacaba un simple timbre, de casa particular. El ambiente, muy intimista y refinado, —sin ser cargante, cursi, ni almibarado—, estaba discretamente animado por una celebración de mujeres justo en la mesa frente a nosotras.

 

Me gustaría relataros los nombres de las exquisiteces que tomamos, pero yo el japonés aún no lo domino, excepto el nombre de las gyozas, que me encantan, y un ofrecimiento especial del  maitre de algas marinas rebozadas, un plato muy especial. Al resto del surtido gastronómico podéis ponerle imaginación y visualizar sushi variado, sashimi y otras maravillas acompañadas en este caso por un buen vino blanco. No perdonamos el postre, ni el café bien negro, por supuesto.

 

Al día siguiente tocaba el regreso a casa. Optamos por detenernos  en el puerto de Peñíscola a degustar delicias marineras: mejillones al vapor de entrante, un inmejorable arroz caldoso con langosta y no sigo porque vais a creer que mi objetivo en esta vida sólo consiste en devorar alimentos y no es así, aunque…la pinta de aquella langosta…¿Y aquellos calamarcitos a la andaluza con salsa tártara?, ¿y el pato con ciruelas y piñones?, ¿y las croquetas caseras de jamón ibérico?, ¿y las láminas de alcachofa frita con foie? Paro. Fin.

de Mariana Bellido el 04/03/2018

Comentarios:

Bosquina el 04/03/18 a las 15:27
Me encanta

Querido FRX, ciertamente mis amigas son sabias conocedoras de los lugares por donde transitamos. Me fascina escaparme con ellas, doy por asegurado que todo irá como la seda, y así es, mejorando con cada nueva experiencia compartida. Soy defensora de eslogan : Compartido el mundo es mejor. Gracias por leer-me. Un abrazo.

FRX el 04/03/18 a las 15:06
Me encanta

Apreciada Mariam, es un placer hacer turismo gastronómico a distancia, leyendo los relatos con los que nos deleitas cada domingo. Veo que tu y tus amigas os lo montais muy bien!!!! Envidia sana. Siempre que puedas sigue poniéndonos los dientes largos a tus lectores!!! Un abrazo.

Puntuar:

Escribir comentario:

Recordatorío de eventos:

¡No participas en ninguno de los
próximos eventos!

Apúntate a un evento »

Últimos usuarios registrados:

Dionisio
SissyIT
Flor-867890000
trama
Iveth
Tonysis
sunia
Pao2626
Paolaavila134
Ivanbcn
Necbcn
Carlosalex25
Grisbell2389
Fernando14
Garryon-14
PabloVC
Uxia
Frankcisco
Bolxevic
Jey1806