Amigos

¡Únete al club más divertido de tu ciudad! Regístrate ahora »

Recordar  
contraseña »

Email:  Contraseña: 

Servidumbre Estival

Objetivos

Y de nuevo ante el verano y a punto de cruzar el mes de agosto, vacacional por excelencia.

 

Agosto, es este mes donde los propósitos se ordenan para el regreso a la cotidianidad en septiembre. Donde nos proponemos ciertas metas: perder un poco de peso, romper con cierto sedentarismo, leer aquellos libros que tenemos pendientes o ver las películas que nos apetecen.

 

Al comienzo parece que podremos llevar a cabo cada uno de los planes diseñados ya que disponemos de... ¡Todo un mes por delante!

 

Olvidaremos el despertador, cambiaremos los horarios, haremos ensaladas creativas con manzana, pasas y kiwi y otras lindezas hipocalóricas, quedaremos con amigos y amigas, compartiremos lugares de ocio...

 

 

Los primeros días del mes nos permiten acostumbrarnos al nuevo des-horario, no en vano durante todo el año hemos soñado con poder hacer lo que nuestro reloj biológico nos pida, aunque curiosamente nuestro cuerpo se ha habituado a un ritmo impuesto y los primeros días se muestra incómodo cuando queremos hacerle dormir a destiempo. El cuerpo también tiene sus leyes y, sobre todo, la de Pávlov por lo qué el reflejo condicionado hace de las suyas también en vacaciones, tras un periodo de reiteradas obligaciones.

 

No nos apuremos, ya se regularán nuestra psique y nuestro soma al nuevo ritmo, démosles tiempo. Las terracitas compartidas con los amigos son un recurso muy socorrido en estas fechas y, en esta tesitura, es difícil recordar que queríamos perder peso. Las nueve de la noche es una buena hora para quedar, y de paso picar algo, unas tapas, unas cañitas o un vinito que compartido con personas a las que quieres sabe a gloria bendita. Y mientras vamos pensando en mañana lo contrarresto con aquella ensalada de mango, queso feta y espárragos trigueros.

 

En alguna ocasión he hablado de mi pasión por el cine como obra de arte, es decir, una dirección e interpretación al servicio de una buena historia. Y el lujo completo para mi es comprarme unas palomitas y una bebida, entonces ya soy una persona satisfecha. No así lo es mi pareja que siempre cuestiona ese placer mío porque opina que algo de atención pierdo a causa del capricho palomitero y me defiendo con el argumento: de niña no me las compraban, será eso. Y sumo calorías.

 

Resulta que cuando te adentras en la segunda semana del mes, tu cuerpo parece relajado y dispuesto a no tener horario, te levantas tarde, desayunas, lees la prensa, y sin apenas darte cuenta te encuentras con un solícito marido que ha preparado un magnífico aperitivo digno de un día de vacaciones de verano. Se ha esmerado en poner el cava en la cubitera con hielo, unas gambitas, unas almejas, unas olivas, etc, no es que tenga hambre, apenas hace algo más de una hora que acabé de desayunar, pero no haré un desprecio por su buen gesto y, por otro lado, ¡todo es tan bueno!

 

Empiezan las justificaciones: Es verano, son las vacaciones y también se inician las dudas, creo que será mejor empezar en septiembre, no es una buena idea hacerlo en agosto, con este calor y con tiempo libre. Y mañana recurro a mi ensalada creativa, en este caso de piña, endibia, zanahoria y piñones, ¡no, que estos engordan, seamos rigurosos por favor!

de Mariana Bellido el 30/07/2017

Comentarios:

Deja un comentario sobre el post...

Puntuar:

Escribir comentario:

Recordatorío de eventos:

¡No participas en ninguno de los
próximos eventos!

Apúntate a un evento »

Últimos usuarios registrados:

Mia43
HIJATOC6767
JadeHopeMarta
marcoaurelio
Hanna46
Sebitas
Timi
Isaak
cinta
Carolus
Alx
Melany21bcn
Zhoe
Yessi2831
Saiid1023
Buenri31
Shl
Yenis
HIJATOC-777
jajopi